Descubriendo tu forma de aprender en la UNED

Lunes, Mayo 20, 2019 | Campus UNED

No es una receta, tampoco es una posición mágica, hablamos de estilos de aprendizaje, cuando nos referimos a estilos de aprendizaje, estamos hablando simplemente  sobre la manera en que se nos facilita mejor aprender los contenidos de los diferentes cursos, sin embargo esto  se puede ver desde la teoría en educación de forma más técnica acudiendo a lo que Alonso et al 1999 indica:  “los estilos de aprendizaje son los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo los alumnos perciben interacciones y responden a sus ambientes de aprendizaje” (p, 104). y esto será de ayuda tanto en la vida universitaria como en la vida diaria, detectar tu estilo de aprendizaje te permitirá  identificar las técnicas de aprendizaje a utilizar  así como mejorar tu habilidad para recordar información más fácilmente. Antes de entrar en el proceso de aprender a localizar tus estilos de aprendizaje, debemos tener claro los 3 tipos de estilos de aprendizaje existentes según las teorías de programación neurolingüística:

El auditivo: Según Cazau, 2004  podemos definir este de la siguiente manera: “Cuando recordamos utilizando el sistema de representación auditivo lo hacemos de manera secuencial y ordenada. (p. 15) Es decir un estudiante que se acopla bien a este estilo de aprendizaje responde, comprende y aprende mejor los contenidos provenientes de explicaciones orales, explicar a otros, debatir, escuchar audios, audiovisuales etc.

El visual: ahora bien en segundo lugar tenemos el aprendizaje que se da por medio de las representaciones visuales o estructuradas de conceptos, es decir según Cazau, 2004  se pude definir como: “La capacidad de abstracción y la capacidad de planificar están directamente relacionada con la capacidad de visualizar. Esas dos características explican que la gran mayoría de los alumnos universitarios (y por ende, de los profesores) sean visuales.” (p. 15) Es decir este estilo de aprendizaje ocurre cuando un estudiante aprende cuando asocia conceptos mediante colores, formas, imágenes estructuras como gráficos, esquemas etc.

El Kinestésico: generalmente se asocia al tacto y movimiento, pues este estilo de aprendizaje en particular tiende a permitir que la persona logre entender, aprender y abstraer los conceptos por medio del movimiento, tal como lo expresa Cazau, 2004 “Cuando procesamos la información asociándola a nuestras sensaciones y movimientos, a nuestro cuerpo, estamos utilizando el sistema de representación kinestésico” (p. 16) Este estilo de aprendizaje es el menos común así mismo es uno de los más difíciles de entrenar ya que requiere a través de un movimiento se lleve el proceso de abstracción y aprendizaje de contenidos.

Los estilos de aprendizaje no son una receta para tener éxito o no, estos dependerán en gran medida el acercamiento y la autorregulación adecuada que se lleve para con ellos, esto quiere decir que una vez el estudiante logre encontrar u acercarse al estilo de aprendizaje adecuado el procederá con el tiempo a llevar a cabo acciones de mejora para que el mismo sea más afectivo, es decir perfeccionara las técnicas de estudio que usa en su estilo de aprendizaje, tal como lo indica Gravini, 2006 “los estilos se caracterizan por un haz de estrategias de aprendizaje que se correlacionan de manera significativa, es decir, cuya frecuencia de aparición concurrente permite marcar una tendencia. Sin embargo, ello no significa que en un mismo sujeto no puedan aparecer estrategias pertenecientes, en teoría, a distintos estilos de aprendizaje.” (p. 41)

Ahora bien dicho esto y teniendo claro el panorama sobre estilos de aprendizaje es prudente dar una serie de guía para que usted como estudiante de educación a distancia pueda localizar debidamente el estilo de aprendizaje que más se acopla a su persona, para ello se procede a dar una serie de pautas breves sobre como deberíamos abordarnos para hacer ese autoanálisis.

En primer lugar debemos conocer los diferentes estilos de aprendizaje y explorar un poco sobre aspectos que los caracterizan a cada uno.

Seguidamente un aspecto que debemos ver es detectar los modelos de comunicación que usamos, es decir si se nos facilita más hablar en público, si somos buenos escachando, nos gusta más la danza, baile o  movimientos o por el contrario nos expresamos mejor mediante el dibujo.

Lo anterior nos permitirá tener una antesala sobre lo que más se nos facilita así como pistas sobre nuestro estilo de aprendizaje.

Podemos también intentar utilizar técnicas de los diferentes estilos de aprendizajes para comprobar con cual aprendemos más rápido y mejor, eso nos dará claridad sobre cuál es mi estilo de aprendizaje.

También puedes acudir a tests en línea sobre estilos de aprendizaje si decides usar esta herramienta debes tener claridad de el sitio no debe verse como que venda algo o sea comercial, no existen respuestas correctas o incorrectas y el test posiblemente dure entre 20 y 15 minutos. Otra forma es recurrir al orientador u orientadora de tu centro universitario ya que es quien te puede orientar.  

Y recuerda que es posible que no solo seas bueno o buena con un solo estilo de aprendizaje, y eso está bien  pues te permite diversificar tus técnicas y estrategias de estudio.

Referencias bibliográficas

Alonso, C.M; Gallego, D.J.; Homey, P. (1999) Los estilos de aprendizaje. Procedimientos

de Diagnóstico y mejora. 4ª Edición. Bilbao: Ediciones Mensajero

Cazau, P (2004) Estilos de aprendizaje generalidades. Recuperado de:

https://cursa.ihmc.us/rid=1R440PDZR-13G3T80-2W50/4.%20Pautas-para-evaluar-Estilos-de-Aprendizajes.pdf

Gravini, M (2006) Estilos de aprendizaje: una propuesta de investigación. Revista

Psicogente. Volumen 9 (16) pp. 35-41. Recuperado de: http://www.redalyc.org/pdf/4975/497552138003.pdf