12 técnicas de estudio para mejorar el aprendizaje

Jueves, Mayo 23, 2019 | Campus UNED

Para aprender significativamente realmente no es necesario sentarse con un libro y leerlo como una repetidora, en realidad el proceso de aprender requiere de estrategias de aprendizaje adecuadas, estas se dan por medio de técnicas de estudio, al referirnos al concepto de técnicas de estudio nos referimos a las formas que podemos aplicar para lograr abstraer y comprender las diferentes asignaturas, es por ello que te presentamos las doce mejores técnicas de estudio para ti:  

Subrayar

Esta es quizás las más importantes de todas, pues es una de las técnicas de aprendizaje más sencillas y conocidas. La finalidad de esta es simplemente de destacar las partes más significativas del contenido de un texto usando marcadores o lápices de colores. Lo ideal para hacer efectivamente esta técnica es primero hacer una lectura comprensiva y subrayar lo más notable, para posteriormente, proceder al estudio.

Hacer apuntes o resúmenes

Podemos decir que esta es una de las técnicas de estudio más extendidas junto con subrayar. La finalidad de ella es resumir lo más destacable con nuestras propias palabras y eliminando palabras de enlace para así recordarlo más fácilmente. En la mayoría de los casos, la clave es ser capaz de resumir los contenidos tanto como puedas, eso si, sin dejar fuera ningún dato clave. A la hora de crear nuestros propios apuntes o resúmenes, podemos hacerlo al modo tradicional con lápiz o papel o bien hacerlo mediante el procesador de texto de Word.

Mapas Mentales

Este es otro clásico  es la mejor manera para resumir y organizar nuestras ideas. Un buen mapa mental puede ahorrarnos muchas horas de estudio y consolidar nuestros conocimientos de cara al examen. Para hacerlos puedes hacerlos en papel, hacerlos en Word o bien acudir a herramientas como mind42, mindmeister, cooggle.it, mindmapfree, Xmind o gocong.qr

Fichas de Estudio

El uso de fichas de estudio es un método de aprendizaje especialmente eficaz a la hora de asimilar datos concretos, conceptos, fechas, números o vocabulario. Por tanto, materias como Historia, Química, Geografía o cualquier idioma son mucho más fáciles si incluimos las fichas de estudio entre nuestros métodos de estudio. Con las fichas de estudio convertimos la memorización en un proceso más divertido sobre todo si incluimos colores en ellas.

Ejercicios/Casos prácticos

Algunas materias de estudio requieren que aprendamos haciendo como lo es la matemática, los casos en administración, la contabilidad, derecho, física  etc. En este caso realizar ejercicios y casos prácticos puede ayudarnos a visualizar la teoría y a que asimilemos los conocimientos de manera más sencilla. Por tanto, puede ser una buena idea realizar casos prácticos a la vez que estudiamos la teoría. De esta manera podremos comprender mejor su aplicación práctica  y lo que realmente nos están trasmitiendo todas esas letras.

Tests o cuestionarios

Ellos son una excelente manera de repasar en los días u horas previas a un examen. Con los tests podemos comprobar que áreas llevamos mejor y cuáles peor, para así centrar los esfuerzos donde sea necesario. Además, si compartimos exámenes con nuestros compañeros para ponernos a prueba mutuamente, podemos descubrir detalles importantes que hemos obviado

Brainstorming

Otra de las técnicas de estudio que podemos realizar en grupo. El brainstorming consiste en una reunión de un grupo de personas que realiza una lluvia de ideas sobre un determinado tema. El brainstorming puede ser especialmente útil a la hora de realizar trabajos en grupo, para así considerar diferentes ideas y perspectivas. Sin embargo, también puede ser útil para estudiar de cara a un examen para así resolver dudas y llegar al fondo de la materia.  En ambos casos, el uso de mapas mentales facilita este proceso de organización de ideas.

Enseñar

Esta técnica está relacionada con la anterior. Con tus compañeros de clase o con tu grupo de estudio, trabajad en equipo para enseñar los unos a los otros lo que habéis estudiado.  La mejor forma de saber si realmente sabes algo, es enseñando a otra persona. Y si tus amigos, hermanos o compañeros de clase no se prestan para ser tus alumnos, ¿por qué no usar tu inventiva y enseñarselo a tus plantas, tus peluches, o a tu mascota?

Reglas Mnemotécnicas

 Son uno de los métodos de estudio especialmente útiles a la hora de memorizar listas y conjuntos. Las reglas mnemotécnicas funcionan básicamente asociando conceptos que tenemos que memorizar con otros que son más familiares para nosotros. Hay muchas maneras de realizar reglas mnemotécnicas y depende mucho de la persona.

Dibujos y figuras

Muchas personas cuentan con una buena memoria visual, por lo que son capaces de memorizar mejor los conceptos cuando están asociados a imágenes o dibujos. Por tanto, acompañar nuestro estudio de estos recursos visuales puede ser una gran idea.

Habla en voz alta

Aunque esto te parezca una locura, ¡inténtalo y verás! Te sorprenderás de lo mucho que puedes recordar si dices las cosas en voz alta en lugar de “pensarlas”

No leas las cosas mil veces

No te confundas: pasar horas y horas releyendo un mismo libro de texto no te grabará las líneas en el cerebro. Es mejor dedicar menos tiempo a la lectura y más al recuerdo mental; de esta manera podrás focalizarse en la retención y lo recordarás luego.

Recuerda aprender es un proceso metódico que se construye aplicando diversos tipos y técnicas de estudio, solo leer un resumen o estudiarse un examen del periodo pasado no te brindará los conocimientos que se requieren obtener al final del curo, quizás puedas pasar los cursos, pero  la meta no es solo aprobar por aprobar, es que el día de mañana uno com profesional logre aplicar esos saberes en la práctica.